«Desocupado lector»

«Desocupado lector»

Celebrar el día del libro es dar rienda suelta a la lectura, sumergirse entre páginas y disfrutar de las incontables vidas y las infinitas historias que han encontrado acomodo en ellas. A un «desocupado lector» se dirigió Cervantes –según arranca el prólogo de su Quijote– para convencerle de que su libro, nacido del «entendimiento», era el «más hermoso,… gallardo y… discreto que pudiera imaginarse». Porque, en efecto, sólo el lector libre de prejuicios, el ajeno a los convencionalismos, el abierto a la lucidez, es quien puede empaparse de los conocimientos y los gozos que se esconden entre las regulares líneas de un texto, descubriendo tras ellas el pensamiento de un maestro.

Carl Sagan, un año antes de su muerte, escribió que los libros nos permiten «aprovechar la sabiduría de nuestra especie… y contemplar los conocimientos dolorosamente extraídos de la naturaleza por las mentes más grandes que jamás existieron». Los libros, dijo, nos posibilitan entender el mundo y, más allá, nos facilitan «participar en una sociedad democrática». El libro es así un bien cultural, sin duda, un regalo para el entretenimiento, un refugio para las horas perdidas, pero también se convierte en un instrumento de la libertad y la igualdad que ha de ser preservado de los eventuales ataques de quienes, ostentando el poder, tratan de censurar sus páginas, de quemarlas a la temperatura a la que arde el papel –como en la célebre novela de Ray Bradbury– o, peor aún, de reescribirlas a su conveniencia –como en el orwelliano mundo de «1984»–. Por eso, celebrar el día del libro constituye una reivindicación política para todos y, de una manera especial, para los más pobres y los más ancianos en nuestra sociedad, pues son ellos los más alejados de la lectura.

Felicitémonos pues, en este día del libro, porque, en medio de la desolación epidémica, este último año ha sido de avance en los hábitos de lectura. Pero no olvidemos que, para extender ésta, el libro, aprovechando los enormes logros de la tecnología de edición, ha de ser más barato, más asequible para los desocupados lectores.

Artículo Mikel Buesa publicado en La Razón

Comparte

Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook